Crónica de la Tercera Jornada de PUFA (Pucela Fantástica). Sección Oficial a Concurso. Miércoles 3 de julio

 

                               Foto Alonso Curiel 


Crónica de la Tercera Jornada del PUFA (Pucela Fantástica). Sección Oficial a Concurso. Miércoles 3 de julio


Se proyectaron a competición una cinta japonesa, una coproducción entre cuatro países y la tercera sesión de cortometrajes 


                                            Por Jorge Alonso Curiel




El interesante cine de género japonés hizo presencia en la tercera jornada del PUFA, el I Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Valladolid. My Mother´s Eyes, el segundo largometraje de Takeshi Kushida (1982) tras el éxito de Woman of the Photographs con el que ganó la nada desdeñable suma de hasta 40 premios en su recorrido por festivales, tiene un argumento tan original como atractivo. Por ello, todo parecía apuntar a que los espectadores íbamos a disfrutar de 94 minutos llenos de buen cine, de una historia que seguro colmaría nuestras expectativas, y más conociendo el destacable y reconocible estilo del cine nipón en relación a este tipo de cine.

La sinopsis es la siguiente: Hitami y su hija Eri son violonchelistas y sufren un accidente de tráfico con terribles consecuencias; Hitami pierde la visión y su hija queda paralítica. Hitami, ante la depresión de su hija ante su nueva situación, se somete a un tratamieto experimental para recuperar su visión mediante unas lentillas con cámara que se conectan a unas gafas de realidad virtual con el fin de que Eri pueda volver a vivir todo lo que antes hacía a través de los ojos de su madre. Esto reconectará a madre e hija, pero también les hará sufrir asuntos del pasado... Ante este argumento, la curiosidad invade al espectador, y cuando esto ocurre, lo más recomendable es entrar en la sala a ver la película. 

Aunque no siempre el resultado de un argumento tan atrayente está a la altura de lo esperado. My Mother´s Eyes es una historia dura, oscura, incómoda, perturbadora, turbia; un mal sueño. Un drama con toques de ciencia ficción que recuerda al cine de Hiroshi Teshigahara, que reflexiona sobre la necesidad de amar y ser amado y sobre el imperecedero tema de la culpa. Pero el film no logra tener la profundidad necesaria como para interesar, no desarrolla con convicción esta idea tan curiosa, con un guion escrito por el propio Kushida que cae por momentos en el absurdo, lo banal y lo inverosímil, logrando que el espectador no entre en ningún momento en la trama ni empatice con los conflictos que sufren los personajes. El resultado, así, es el tedio. Es una apuesta arriesgada y pretenciosa con claro sello de autor que no llega a buen puerto. Se estrenó en España ayer miércoles en este PUFA. 



Light Falls: Pesadilla en un hotel abandonado

Una cinta más lograda y que interesa de principio a fin es Light Falls, la quinta película del griego Phedon Papamichael (1962), dueño también de una larga y exitosa trayectoria como director de fotografía en películas como Nebraska, con la que fue nominado al Oscar y al Bafta en 2013, o por su trabajo en Indiana Jones y el dial del destino, entre otras. 

De coproducción en la que han participado hasta cuatro países (Albania, Alemania, Georgia y Grecia), la cinta cuenta la impactante peripecia de una pareja de mujeres que disfruta de unas vacaciones románticas en una preciosa y paradisíaca isla griega. Una de ellas es fotógrafa, y por eso una tarde entran en un hotel abandonado para hacer unas fotos. Pero un terrible accidente en un ascensor desencadenará una espiral de violencia cuyos causantes son unos inmigrantes albaneses que viven en ese hotel que se convertirá en toda una pesadilla.

El film comienza como una amable y agradable historia romántica, pero pronto desembocará en un violento relato de supervivencia y venganza. Está rodada con buen pulso, y destaca también el trabajo de todos los actores. Consigue que el interés no decaiga en ningún momento y sobrecoger al espectador con esta historia dura, por momentos salvaje y sangrienta, y que reflexiona no solo sobre el azar, sino también sobre los problemas de la inmigración, en una acertada preocupación social. Merece la pena ver esta cinta; no defrauda. Participó en el último IbizaCineFest y en el Tallinn Black Nights Film Festival.       

Y por último, se proyectó la tercera sesión a concurso de cortometrajes. En esta ocasión, fueron ocho de producción francesa: Ovo, de Stiv Spasojevic; La Croix, de Fleurot Joris; Chasse Gardée, de Florent Lahousse; Hestia 19, de Stephen Bigot; Ronces, de J. p. Bouix; Cultes, de David Padilla; The Weaver, de Mistress Iris & Paul Flé, y La Bete, de Joris Laquittant (fuera de concurso). 


 

Comentarios

Artículos más populares

BASES DEL II CERTAMEN INTERNACIONAL DE MICRORRELATO 'JORGE ALONSO CURIEL' 2023

Bases del I Certamen Internacional de Microrrelato 'Jorge Alonso Curiel' 2022

Tramo Señalizado. Entrevista a Rosa Palo: Una Columnista entrañable

Microrrelatos ganadores del II Certamen Internacional de Microrrelato 'Jorge Alonso Curiel' 2023

Crítica de "La Reina del Porno": La apasionante vida de Chelly Wilson

Microrrelatos ganadores del I Certamen Internacional de Microrrelato 'Jorge Alonso Curiel' 2022